• Fedespa

Visita al Hogar Español de Rosario (Octubre 2021)

Por Juan Manuel Gomila - Acción de Integración Federal / FEDESPA

Desde que cobró relevancia, allá por junio de 2019, la noticia de un matrimonio de abuelos abandonados en un bar rosarino, y el gesto generoso de una institución para adultos mayores de acobijarlos, supe que más pronto que tarde iba a poder visitar su nueva casa: el Hogar Español de Rosario. Y es que la trayectoria de este espacio verde de paz y vida supera cualquier mediatización, pues son sus actos silenciosos los que le otorgan respaldo y forjan admiración.

El Hogar fue iniciativa de la Asociación Española de Socorros Mutuos de Rosario, quien lo gestionó en sus primeros años de existencia, para luego convertirse en una entidad autónoma, inaugurando el edificio propio en el año 1982. Hoy alberga a más de 70 residentes y está gestionado por una Comisión Directiva, presidida por el Dr. Gerardo Hernández Illanes, y una Dirección General, a cargo de la Psi. Gabriela Alabern.

Durante el viaje desde el centro de la ciudad hacia la zona sur, donde se emplaza el Hogar, Gerardo me anticipó muy acertadamente lo que en minutos más estaría viendo y sintiendo. Me habló del amor de Gabriela y de la vocación de su equipo, de la alegría verdadera con la que viven los residentes y del cuidado absoluto de las instalaciones que habitan. Y también les pido que me crean si les digo que todo fue real, porque conozco la mirada de los adultos mayores y lo que dicen a través de ella. Estacionamos y comenzamos a sentir decenas de miradas tiernas a través de los ventanales; todos estaban ansiosos de conocer al visitante y de contarle algunos de sus recuerdos, de cantarle algunas de sus canciones y de robarle muchas caricias. Cumpliendo con los protocolos vigentes todo eso fue posible y el corazón se nos llenó a todos de alegría. Y cada cual, orgulloso, profesó su origen: Galicia, Asturias, Andalucía, Aragón, Madrid, Cataluña y tanto más. Toda España allí dentro, alegre, en paz, cuidada.


Llegó pronto el momento de partir y qué opinan si les digo que me llevé una sonrisa de esperanza; claro que allí también hay tristeza y dolor por los abuelos y las abuelas que no están bien, pero aún ellos gozan de la más plena humanidad que les otorga paz. Ha sido un honor y un deber visibilizar federalmente el trabajo, que esta noble institución realiza por aquellos que han sembrado lo que hoy nosotros cosechamos.

Juan Gomila.-




16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo